La cámara anecoica de los Laboratorios Orfield en Minneapolis.

Entorno ultrasilencioso, en el que el 99,99% del ruido es absorbido, puedes escuchar los latidos de tu corazón, el sonido de la sangre circulando por las venas, el aire circulando en los pulmones e incluso los sonidos de tu propio oído, que reacciona al silencio extremo emitiendo sus propios sonidos. En la cámara anecoica tú eres el sonido.
-9,6 decibelios que se registra en la cámara anecoica.El sonido se mide mediante una escala logarítmica en la que el 0 representa el umbral de audición y en la que 20 decibelios no es el doble de 10, sino 10 veces más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *